Quién fue Jalaluddin Rumi y a quién le pertenece

Rumi, en una breve filmación subida a Youtube por el usuario Ghaus Siwani
Rumi, en una breve filmación subida a Youtube por el usuario Ghaus Siwani

Por Bismellah Alizada, (Global Voices, licencia Creative Commons – Attribution 3.0 Unported, algunos derechos reservados).

Traducción de Pablo Tornielli.

Mientras que todos los países que reclaman como propia la obra de Jalaluddin Rumi se revuelven contra la idea de que Leonardo Di Caprio personifique al poeta y sabio en una producción de Hollywood, usuarios de redes sociales de Afganistán rechazan el reclamo conjunto de Irán y Turquía sobre la obra maestra del poeta, el Mathnawi Ma’nawi (مثنوی معنوی) de hace 800 años.

El 31 de mayo la Agencia Informativa de los Estudiantes Iraníes (ISNA) publicó un informe en el que se citan declaraciones del titular de la Organización Nacional de Documentos acerca de un acuerdo entre Irán y Turquía para registrar conjuntamente el Mathnawi Ma’nawi, colección de versos de Rumi, como herencia cultural compartida ante la UNESCO (Organización para la Educación, la Ciencia y la Cultura, de las Naciones Unidas).

El informe provocó una controversia virulenta en las redes sociales afganas y desató una pulseada diplomática.

El 9 de junio el ministro de asuntos exteriores de Afganistán se quejó oficialmente ante Patricia McPhillips, representante de la UNESCO en Afganistán, quien en consecuencia prometió informar sobre el tema a la oficina central de la agencia.

El mismo día el canciller afgano Salahuddin Rabbani solicitó a su par turco Mevlüt Çavuşoğlu “detalles” sobre la noticia.

Çavuşoğlu por su parte expresó “no estar al tanto del asunto” y prometió que “las consideraciones y recomendaciones sobe el lugar de nacimiento de Maulana Jalaladdin Muhammad Balkhi” serían tenidas en cuenta, una reacción que no alcanzó a contener la protesta en línea (N. del T.: Maulana o Mevlana es un título que significa «nuestro señor).

Luego, el 12 de junio, un periodista de la agencia afgana Ariana News publicó una entrevista con el embajador de Irán ante Afganistán quien dijo que Irán “no reclama a Maulana como propio; Iran no tiene intención de registrar al Mathnawi o a Maulana. Irán sólo busca registrar algunas versiones antiguas del Mathnawi”.

Vine de Balkh”

Mathnawi Ma’nawi (literalmente, “los dísticos espirituales”) es una de las tres obras conocidas escritas por Rumi. Consta de seis capítulos y unos 26.000 versos pareados o dísticos en total.

El Mathnawi Ma’nawi es objeto de veneración en el mundo de habla persa, incluidos Afganistán, Irán y Tayiquistán, como un libro de sabiduría excepcional.

Para muchos persa hablantes es incluso exaltado como un “segundo Corán” o como “el Corán persa”, máximo tributo a su contenido místico y rico en espiritualidad.

El Mathnawi ayudó también a convertir a Rumi en el poeta más vendido en los Estados Unidos en 2014, lo que explica el interés de Hollywood en su extraordinaria vida.

El 9 de junio, un grupo de activistas de la sociedad civil se reunió en Kabul para protestar contra la presentación de Irán y Turquía en la UNESCO. El grupo insistía en que Rumi era un “poeta cosmopolita, un precioso bien de toda la gente de la cultura”. Sostenían: “Todo el mundo sabe que nació en Balkh (en Afganistán) y luego se trasladó a Konya”.

Suhrab Sirat, famoso poeta afgano, escribió un largo mensaje en el que cita estos versos del Mathnawi:

“Vine de Balkh, vine de Balkh, vine de Balkh
Todo un mundo se deleita de mi amargura”

Muchos otros usuarios de facebook también citaron la misma estrofa del Mathnawi como prueba de que Rumi pertenece a Balkh, Afganistán.

Pero en algunas de sus estrofas Rumi es más nebuloso acerca de sus orígenes. En una escribe:

“Ni cristiano, ni judío ni musulmán ni hinduista,
Budista, sufí o zen. De ninguna religión
Ni cultura. No soy del Este
Ni del Oeste, ni del océano ni de lo alto”

Mohammad Husain Mohammadi, un poeta, novelista y cuentista contemporáneo, propietario de Taak Publications, escribió: “la patria de Maulana es el dominio del Yaan” (“espíritu”).

Mientras se caldeaba el debate, una página de facebook llamada Maulana Jalaluddin Mohammad Balkhi, se convirtió en el centro de una campaña para reconocer el vínculo afgano de Rumi.

La página generó una petición contra la presentación de Ankara y Teherán ante la UNESCO que ha sido firmada por más de 5.000 personas, cerca de su objetivo de 7.500.

La historia de Rumi, ¿made in Konya?

Rumi muy probablemente nació en Balkh —ya sea la ciudad afgana o la región que la rodea, que también penetra en el actual Tayiquistán— el 30 de septiembre de 1207.

Pero en la cresta de la ola de la invasión mongola de Asia Central (1215 – 1220), Bahauddin Walad, el padre de Rumi, marchó con su familia hacia el Oeste.

La familia de Rumi fue a Bagdad, peregrinó a La Meca, se dirigió a Damasco y después a Karaman, donde se estableció durante siete años antes de partir hacia Konya, Anatolia, en 1228.

En esa época la ciudad estaba bajo el sultanato selyuquí de Rum, de donde proviene el apelativo de Rumi.

Estudiante de teología, literatura árabe y estudios religiosos, Maulana se convirtió en maestro a los 25 años y luego en un jurista renombrado que daba sermones en las mezquitas de Konya.

Atrajo a miles de discípulos, por lo que fue ampliamente envidiado.

El viraje poético de Rumi comenzó cuando conoció y más tarde perdió en circunstancias misteriosas a su amigo más cercano y mentor, Shams-e Tabrizi. Golpeado por la pérdida, Maulana se refugió en la poesía.

Entre las decenas de miles de versos atribuidos a Rumi, unos 44.000 están compilados en dos grandes libros llamados Divan-e Shams-e Tabrizi (sus gazal, es decir poemas amorosos y místicos) escritos en honor de su amigo, y otros 25.000 están reunidos en el Mathnawi Ma’nawi.

Murió en Konya en 1273.

Hacia el Oeste

Con la noticia de la presentación conjunta ante la UNESCO aún fresca, el 6 de junio David Franzoni, un guionista cinematográfico ganador de un Oscar, dijo al diario The Guardian que había “aceptado trabajar en una película sobe la vida del poeta del siglo XIII Jalaluddin Rumi”.

También dijo que quería que la estrella de Hollywood Leonardo Di Caprio hiciera el papel de Rumi, lo que despertó entusiasmo en algunos afganos y repudio en otros.

En pocas horas el hashtag de twitter #RumiWasntWhite (“Rumi no era blanco”) era “trending”.

Sólo el tiempo dirá si la leyenda de Rumi será honrada o maltratada por la pantalla grande, pero muchos afganos admiten —libremente o de mala gana— que fue creada miles de millas al oeste de su lugar de nacimiento. Aunque el teólogo erudito aún tiene mucho por enseñar a Afganistán, donde las interpretaciones extremistas de la religión siguen echando una sombra sobre el goce espiritual que impregnó su obra.

Los verdaderos admiradores de Rumi desearán que el barullo acerca de sus orígenes no ahogue el poder y sabiduría de sus palabras, cuando el mundo más las necesita.

Las traducciones de artículos firmadas por otros autores no representan necesariamente la opinión de este blog.

Publicado por

Pablo Tornielli

Leyes, política, idiomas, culturas, música, literatura

Deja un comentario